♥♥Vampy Seguidores ♥♥

♥♥ ¿nos carteamos? VaMpIrIZaTe, dame tu email.♥♥

Google+ Followers

jueves, 2 de diciembre de 2010

Día 236: Día Mundial del SIDA.

Ayer continuando con mi agenda enfermeril, acudí a una mini-charla, coloquio....llamalo X. No quiero enrollarme con temas técnicos, médicos, ni daros "la chapa" con lo que seguramente todos ya sabréis y ayer habéis escuchado hasta la saciedad en informativos... pero me encanto la historia que hoy comparto con vosotros, por la enseñanza tan básica del final, que conviene tenerla presente siempre.

Un viejo les estaba hablando a los ancianos de la aldea acerca del SIDA y les contó una anécdota…

Un día, una joven madre, Filomena, les estaba hablando a otras mujeres de la aldea mientras hacían canastos. Les contó cómo su bebé de pocos meses estaba fascinado con el fogón que ardía día y noche en medio del suelo de la casa. Le encantaba ver las chispas que saltaban por el aire y trataba de gatear hacia las llamas danzantes. Esa misma mañana había tratado de sacar un tizón encendido y se puso a llorar cuando ella lo alejó de las llamas.

‘Estamos obligados a tener fuego en nuestras casas,’ dijo ella, ‘pero, ¿cómo les enseñaron a sus niños a que no se quemen y a usarlo sin peligro?’

Una mujer dijo, ‘Los niños deben aprender mediante la experiencia. Yo dejo que mi hijo descubra las cosas solo. Muy pronto se dió cuenta que el fuego quema y nunca más se acercó de nuevo al fuego.’

‘Sí,’ pensó Filomena, ‘las manos de tu hijo están tan deformadas que no puede sostener ni una pala, ni un lápiz. Yo no quiero que mi hijo sea así.’

Luego una segunda mujer dijo, ‘No, a los niños se les debe enseñar a tenerle miedo al fuego. Yo tracé un círculo en el polvo alrededor del fogón y les dije a mis niños que les daría una paliza si metían una mano dentro del círculo.’

‘Pero tus hijas son grandes ahora y no saben cocinar el arroz,’ pensó Filomena. ‘Yo no quiero que mis hijos sean así.’

Una tercera mujer dijo, ‘No, los niños tienen que aprender a usar el fuego sin peligro y adquirir la experiencia de sus ventajas. Yo también dicté algunas reglas y les dije que si las desobedecían los castigaría severamente.’

Sí,’ pensó Filomena, ‘fue tu niño el que cometió un pequeño error y se quemó vivo en la casa porque tenía miedo de que lo castigaran si pedía ayuda. Yo no quiero que mi hijo sea así.’

Entonces habló la esposa del cacique y dijo, Sí, el fuego es una cosa muy maravillosa y no podemos vivir sin él. Cocina nuestra comida, espanta a los animales salvajes y nos calienta el cuerpo. Pero también tiene un ansia de quemar cualquier cosa que se le ponga al alcance. Si no lo usamos correctamente nos causará daño. Puede ser un amigo muy gentil o un gigante destructivo cuando está fuera de control. Así, les enseñé a mis niños cómo hacer fuego, cómo utilizarlo y qué hacer en caso de que algo agarrara fuego por error.
También les dije que nunca tuvieran miedo de pedir ayuda si hubiesen cometido un error porque, aunque me enojase, no los castigaría no querría que se hiciesen daño.’

‘Sí,’ dijo Filomena, ‘fueron tus hijos los que sacaron a un bebé de las llamas el otro día. Esto es lo que quiero hacer. Les enseñaré a mis niños que el fuego es maravilloso, pero también peligroso. Les ayudaré a entenderlo y les enseñaré pacientemente a usarlo sin peligro.’

Cuando acabó la anécdota, la gente la discutió un rato y luego preguntó al maestro que explicase su significado y ésto es lo que él dijo...

El deseo sexual es como un fuego, dado para nuestro placer y para nuestro uso. Debido a este deseo, hombres y mujeres se unen para tener hijos. El deseo es muy intenso y, como el fuego, puede ser tanto un alivio maravilloso como una fuerza destructiva. Puede dejarnos grandes experiencias a hombres y mujeres o acarrear enfermedades y la muerte. 
Ahora el SIDA ha llegado entre nosotros y es como el viento que súbitamente atiza el fuego y que transforma un pequeño desliz en una hoguera mortal. 
No podemos permitirnos ser como la primera mujer y simplemente dejar que nuestros jóvenes aprendan de la experiencia. Pueden pagar con sus vidas por esta experiencia. Si fuésemos como la segunda mujer y no explicásemos las cosas ni discutiésemos los problemas, no podrán entender y correrán riesgos innecesarios. Incluso la tercera mujer, que trataba de explicar un poco, se apoyaba en amenazas y temor.

Al igual que el cacique y su esposa, debemos explicar los riesgos y permitir que nuestra gente tome sus propias decisiones y use el don del sexo con sabiduría. Cualquiera puede encender un fuego y llevar a que muchos inocentes se quemen en él.

p.d : Si alguien tiene alguna duda acerca de ésta u otra problematica relacionada con la salud/enfermedad, recordaros que podéis trasmitirmelas por un comentario en este blog o a mi e-mail.




3 comentarios:

Noelia dijo...

a mi ayer en la uni me regalaron condones por el dia mundial del sida besos

Marta dijo...

Mi niña Vampy
si todos tuvieramos la sabiduria de la esa mujer....pero a veces te toca aprender a base de palos.
El tema del Sida es demasido serio como para no hacerle caso.
Todos quien mas quien menos, tiene un conocido o un ser querido que esta pasando por esto...

Poco más, los que lo sufren saben.

Petonets, sempre.
Gracias por estar siempre mi niña.

gOtaS dijo...

niña...esa enfermedad que margina, donde no hay suficiente concieciación y dondce la realidad es que sin prevención todos corremos ese riesgo...triste enfermedad de este siglo que tantas vidas se lleva cada día.....
la verdad me da mucha pena..

un beso mi niña

♥♥MI hobby: la fotografia♥♥

♥♥MI hobby: la fotografia♥♥
♥♥ Después de haber pasado por un cambio radical en mi vida que me obliga a plantearme mi día a día y convivir con un maldito dolor crónico, encontré en la fotografía una vía de escape y una manera de expresar lo que veo, o como me gusta llamarle, robarle un segundo al tiempo. Amo estar tras de una cámara y plasmar todo lo que se ponga por delante.♥♥

Entradas populares

trucos blogger